Voy a hablar de fútbol

Pedro Sande García

 

He decidido que voy a ser poco original, hasta diría que un tanto vulgar, vulgar en su acepción de la RAE: adjetivo común  o  general, por  contraposición  a especial o técnico, y voy a hablar de fútbol. Antes de continuar les diré que a mí no me gusta el fútbol pero lo sigo. Mi seguimiento es diferente al que hace unos años le hacía una famosa señora a Mario Vargas Llosa, en mi caso intento estar informado de la actualidad futbolística. Ese seguimiento me permite mantener una conversación, liviana, sobre fútbol y pasar por un aficionado y hasta por un enterado. Les debo de confesar que tengo un equipo predilecto, lo es desde mi más tierna pubertad, y a él y a sus colores les seguiré siendo fiel. Me van a permitir que no descubra la identidad de dicho equipo, no es mi objetivo que algunos de ustedes acaben odiándome y otros alabándome por cuestiones futbolísticas. Lo del odio no me gustaría que ocurriera en ningún caso. Les voy a contar una última confidencia sobre el mundo del fútbol, no voy a ver ningún partido del mundial de Qatar, ni siquiera si España llega a la final. En su día ya me pareció indecente que se celebrara la supercopa de fútbol de España en Arabia Saudí. Al presidente de la federación española le tengo que decir, si alguno le conoce por favor háganle llegar este mensaje de mi parte: ni 400 millones ni 1000 millones de euros, me parece una vergüenza que mi país tenga que ir a
celebrar ese acontecimiento a un lugar donde se desprecia a los seres humanos. También le voy a decir a Xavi, actual entrenador del Barcelona, que sus declaraciones de que «Qatar es un país muy fácil para vivir» me recuerdan a lo que decían los franquistas sobre España cuando nuestro país estaba bajo el mando del general. Pues nada Xavi, si algún día Cataluña consigue la independencia y se convierte en un sitio fácil de vivir como Qatar no pienses que vas a elegir al Emir, allí no se elige, allí esta prohibido eso de elegir y de opinar, y si tú o alguno de los que te rodean sois diferentes que sepas que lo de vivir se os va a poner muy cuesta arriba.

Pensarán ustedes que yo dije que iba a hablar de fútbol y me he ido por las llanuras del golfo pérsico. En realidad sí que estoy hablando de fútbol, a estas alturas todos sabemos que el fútbol es mucho más que un deporte en la que dos equipos intentan colar la pelota en la portería contraria. Cuando Gianni Infantino, presidente de la FIFA, declaró en una rueda de prensa, en relación al mundial de Qatar, que «Europa debería perdón por los últimos 3000 años» y habla de la hipocresía de occidente fue una demostración de que el fútbol es mucho más que meterle goles al contrario. Infantino, en parte, tiene razón, el mundo occidental, el oriental también, lleva siendo un hipócrita desde que el ser humano existe. En lo que no tiene razón es en lo de los 3000 años de Europa, el presidente de la FIFA debería dedicar unos minutos a repasar la cronología dela historia europea y darse cuenta que en el siglo X antes de cristo en España, por poner un ejemplo, habitaban unos señores que se llamaban celtíberos y que no creo que tuvieran nada que ver con la actual hipocresía europea. Tampoco tiene razón Infantino cuando dice que los europeos deberíamos pedir perdón, creo que eso lo tendríamos que hacer todos los seres humanos y él tendría que hacerlo por el resto de sus deplorables declaraciones. No se puede maquillar un régimen como el de Qatar permitiéndole celebrar este tipo de acontecimientos, como tampoco en su día se debió permitir a la Argentina de Videla celebrar un mundial de fútbol o a la Alemania de Hitler unos juegos olímpicos, por poner algunos ejemplos de una extensa lista.

Creo que es el momento de que hable algo del fútbol original, el de meter goles. Mi crónica se reduce a escribir que parten como favoritos Brasil, Argentina y Francia aunque no debemos olvidar a clásicos como Alemania incluso estando en horas bajas. No es descartable la aparición de sorpresas como pudiera ser Portugal o alguna otra selección europea. Por la evolución que han tenido en los últimos años habrá que estar muy atento a lo que puedan hacer los seleccionados de África y Asia. En el caso de España compite con una selección muy joven, la segunda más joven de todas las participantes, y no clasificarse como mínimo hasta los cuartos de final sería una decepción. ¿Qué les han parecido estas últimas líneas?, se confirma lo que les comentaba al principio de esta
crónica, puedo parecer que entiendo y tengo algún conocimiento sobre el mundo del fútbol. Además es improbable que me equivoqué con mis predicciones, me ocurre lo mismo que a los economistas, nunca dicen nada en sus predicciones y siempre lo explican todo a toro pasado. El único que se equivocará será el entrenador.

No puedo terminar esta crónica sin escribir lo que lleva impreso mi brazalete virtual: «ONE LOVE», y perdonan que lo haga con letras mayúsculas, es un grito contra la intolerancia.

Cuídense mucho.

Lea también

La guerra nos afecta

Enrique Barrera Beitia Los artículos que más se leen en Galicia Ártabra son los dedicados …