La Parraleta descarrila

Parralo

Mateo Pintado

Cristóbal Parralo llegó a Ferrol hace casi dos años, el 11 de febrero de 2021, con la difícil tarea de sustituir a Emilio Larraz, quién fue capaz de sacar a los departamentales del abismo de Tercera División e ilusionar de nuevo a la afición racinguista.

Recuerdo perfectamente su primer encuentro al frente del equipo, un empate a unos en Santiago; cierto es no era el mejor resultado posible, pero no olvido que esa misma tarde le comenté a gran amigo que algo había cambiado, el equipo jugaba de una forma más vistosa, y tarde o temprano los resultados llegarían. Todo esto, solo tres días después de coger las riendas del equipo.

Esa temporada una plaga de covid-19 hizo daño a la plantilla que disputó un pésimo encuentro ante el Coruxo, arrebatándoles el sueño del ascenso a la categoría de plata del fútbol español.

A pesar de las adversidades, Parralo logró que el Racing terminase la temporada en la categoría de bronce, cosa que grandes equipos como el Numancia no lograron hacer en aquella extraña liga que daba paso a un nuevo modelo de categorías modestas.

La siguiente temporada de Parralo al frente del conjunto departamental tampoco arrancó bien. No tuvieron suerte y obtuvieron malos resultados en los primeros encuentros, a pesar de jugar a un buen nivel.

A mitad de temporada Parralo molestó a parte de la afición racinguista con unas declaraciones en las que parecía lanzar balones fuera y alegar que los objetivos asumidos eran demasiado altos, a pesar de dirigir una de las mejores plantillas de la categoría. Aún así, los racinguistas terminaron la temporada cayendo en las semifinales de playoffs de ascenso en Balaídos, ante el Nástic.

Esta temporada comenzó muy bien para los ferrolanos. Siendo imbatidos en las primeras nueve jornadas, generaron unas expectativas altísimas en los aficionados, pero a partir de ahí todo ha ido cuesta abajo y sin frenos: eliminados de la Copa del Rey ante el Sestao, un equipo de una categoría menor; y consiguiendo tan solo 8 de los 30 puntos disputados en los últimos 10 partidos. Todo ello hace que se cuestione la continuidad de Parralo al frente del banquillo departamental.

Su situación podría compararse con la del ex entrenador nacional Luis Enrique en el Mundial, un gran entrenador, convencido de una idea que le falla y no tiene un plan B para solucionar ese problema. Además, Parralo da muestras de no sentirse cómodo con la plantilla que tiene a su cargo. Prueba de ello es que 8 jugadores de los 21 que conforman el equipo no han jugado ni 400 minutos en toda la primera vuelta. Esta falta de rotaciones, ideas y autocrítica hacen mella y cada vez seamos más las voces que consideramos que el ciclo de Cristóbal Parralo en el Racing Club Ferrol debe concluir lo antes posible.

Lea también

El contrasanchismo

Gabriel Elorriaga F. (Ex diputado y ex senador) La tendencia predominante este año electoral no …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *