Entrevista al juez decano Alejandro Morán Llordén

Alejandro Morán Llordén, titular del  juzgado de instrucción número tres de Ferrol.  Aunque de origen asturiano  de Gijón, es una persona muy ligada a nuestra tierra y desempeñando su cargo como Magistrado Juez  en Ferrol desde hace 18 años.

Llegó a nuestra ciudad en el año 1994 como titular del  Juzgado de primera instancia e Instrucción número 6. Tras el desdoblamiento de jurisdicción en el partido judicial  quedó como titular del juzgado de instrucción número 3, si bien,  con anterioridad había sido el primer encargado del juzgado de violencia sobre la mujer hasta su acceso al mixto número 7.

Nos recibe en su despacho, un lugar sencillo y que guarda tantos y  tantos  “secretos” de su labor judicial.

Morán Llordén es una persona que se hace cercana a los demás, un buen tertuliano que sabe separar su vida laboral de su vida privada.

Rápido en la contestación a las preguntas, sin cuestionario previo  y sin censura a las mismas.

Su labor

-GAD.- Alejandro Morán  lleva ya unos años en Ferrol….

-AM.-  Efectivamente llevo desde  1994, ya son muchos años en esta ciudad.

-GAD.- ¿Y nunca la tentación de un nuevo destino?

-AM.- Por supuesto que siempre he pensado en un nuevo destino, de hecho he concursado en algunas ocasiones, mi expectativa profesional después de más de veinte años de servicio  en un juzgado de primera instancia es alcanzar un tribunal de segunda instancia, son destinos que dependen del escalafón y cuando me corresponda espero alcanzar la entrada en la Audiencia  provincial de A Coruña, que hoy por hoy es mi objetivo  inmediato.

“Hay pocos jueces que busquen el estrellato”

-GAD.- ¿Qué le parece eso que muchos dicen … ”Moran es el prototipo de juez  estrella”?

-AM.- Yo desde luego en absoluto me veo como un juez estrella. Yo creo que el juez estrella es un concepto que se crea, creo que hay pocos jueces que busquen el estrellato y yo no soy uno de ellos.

-GAD.- Para  juez estrella Garzón, ¿qué opinión tiene de su labor como juez ?.

-AM.- Efectivamente ya no es juez  por ejecución de la sentencia condenatoria y yo personalmente y profesionalmente sigo manteniendo por él el afecto y el respeto que le he tenido   toda mi vida, tengo una alta consideración de Garzón.

-GAD.- ¿Es difícil ser juez  en una ciudad como Ferrol?

-AM.- Yo creo que es difícil ser juez en todas partes y a veces en ciudades pequeñas y con cierta  carga de conflictividad pues es aun más difícil. Ser juez en Ferrol no es fácil, no es un trabajo fácil, pero por eso es muy apasionante y muy interesante.

No existe temor reverencial a los políticos

-GAD.- ¿Se siente el “peso” de los políticos sobre los jueces?

AM.- Yo no creo que los políticos pesen sobre los jueces en el nivel en el que nosotros nos encontramos, creo que la justicia de los juzgados de instrucción, la justicia de los juzgados de primera instancia, no sienten ningún peso de los políticos, de hecho  realmente nos encontramos con que muchísimos políticos desfilan por los juzgados. No existe ningún temor reverencial , ni que el ser político sea una cortapisa a la hora de proceder un juzgado, y de hecho en Galicia estamos sobrados de ejemplos en los que se procede contra los políticos.

-GAD.- ¿Se ha  visto alguna vez presionado o incluso chantajeado?

-AM.- Chantajeado no, presionado si, en  diversas ocasiones uno se ve presionado, pero el ejercicio de independencia judicial es  soportar esas presiones cotidianas y a veces extraordinarias, pero hay que soportarlas, eso va en el cargo.

-GAD.- Hablemos ahora del juez decano, eso implica trabajos, preocupaciones, quizás incomprensiones por parte de algunos jueces,  ya lleva ocho años en ese cargo ¿Cómo valora su labor durante este tiempo?

-AM.- Después de dos mandatos casi conclusos en el decanato ha habido  transformaciones muy importantes en Ferrol. Los juzgados que nos encontramos en el año 2004 a los juzgados que hay ahora pues tienen pocas similitudes. Se ha afrontado las separaciones de jurisdicciones, reformas de calado en el edifico de los juzgados, se han creado nuevos órganos.

Se han creado servicios comunes que cuando yo llegué al decanato no existían, se han implementado  mecanismos  procesales como los juicios rápidos, ha habido muchísimos cambios. Es cierto que la gestión del día a día siempre  es conflictiva, sobre todo cuando los medios materiales son muy reducidos y la carga de trabajo es grande. El decano es un “primus inter pares” no es el jefe de la organización judicial, es uno más que representa a los compañeros respecto de otros poderes, es una labor de representación, gestiona el día a día y preside la junta de jueces, en ese sentido  son múltiples las ocupaciones, a veces es un cargo sacrificado, desde luego que eso es innegable, pero la experiencia  para mí ha sido enriquecedora.

Ferrol está mal dotado de servicios judiciales

-GAD.- ¿Ferrol cuenta con el necesario número de juzgados  teniendo en cuenta la población de la zona y el número de casos?

-AM.- No, francamente no. Ferrol por población es el tercer partido judicial de la provincia y respecto de otros partidos judiciales está peor  dotado en muchos sentidos. Hay que pensar que tenemos cerca de los 200.000 habitantes sometidos a la jurisdicción de Ferrol-Ortigueira,   gran parte de los  juzgados de Ferrol ejercen también  su  jurisdicción sobre esa zona como son  las especializadas y no es proporcional la ratio de habitantes por la de juzgados, realmente estamos en la peor ratio de habitante por juzgado de la Comunidad Autónoma de Galicia.

-GAD.- Faltan juzgados, y algunos especializados como el de malos tratos?.

-AM.- Si, el de malos tratos está atribuido al juzgado de instrucción número dos, que no  es un juzgado exclusivo para atender la violencia de género.

Hacer falta hace, pero   es obvio  que estamos en una situación muy complicada, y si en años anteriores en los que la situación era más favorable, no se ha afrontado la  creación de órganos judiciales, es ilusorio pensar que se puedan crear a corto o a medio plazo  nuevos juzgados en Ferrol.

Realmente  nos encontramos en la coyuntura de intentar mantener la calidad de servicio que se presta por los juzgados con los medios con que contamos. No creo independientemente de las necesidades que podamos contar con el incremento de órganos judiciales.

-GAD.- Que puede decirnos del nuevo edificio del  juzgado?.

-AM.- El edificio ha tenido en los últimos años una importante restauración que ha adecuado bastantes oficinas judiciales a un nivel de dignidad que era exigible pero realmente pensando en el futuro, el edifico de los juzgados ya no tiene cabida  prácticamente para más órganos, no está pensado para una nueva oficina judicial, en cierto sentido las  dimensiones actuales  y la distribución del edificio van a condicionar la planta de Ferrol durante los próximos  años.

-GAD.- ¿Mejor depender de Madrid que de la Xunta?

-AM.- Incluso en los estados federales siempre hay un servicio federal de Justicia, la Justicia debe depender del Estado, la dimensión de la Justicia es  nacional, estatal o federal, pero supera el ámbito territorial de la  organización administrativa.

Lo que ahora tenemos transferidos a la Comunidad Autónoma son los medios materiales, nada más,  y medios personales  de funcionarios al servicio de la administración de justicia, yo creo que si se recentralizase el Estado habría que recentralizar la Justicia y si se  optase por la vía de federalizar el Estado habría que crear un servicio federal de justicia, como existe en EE.UU.

-GAD.- Hace unos momentos hablábamos de jueces estrella, pero también hay casos estrella, y muchos de ellos  le corresponden al juez Morán.

-AM.- Realmente los casos entran por reparto y éste se cumple escrupulosamente. Los casos estrella es por la dimensión mediática que tienen determinados asuntos, pero casos complejos y laboriosos  están en todos los juzgados de Ferrol. Puede haber coincidido algún determinado caso que haya tenido más transcendencia mediática por razones que ahí no me compete hablar de ellas, pero no creo que haya un número determinado de esos casos que vayan directamente a un solo juzgado.

El caso Coté

-GAD.- Un tema “estrella” , y que sigue siendo actualidad, es el caso Coté, ¿hasta cuándo va a durar todo esto?.

-AM.- En este caso tengo que ser muy prudente a la hora de opinar sobre un procedimiento que está sometido todavía a mi jurisdicción. Ha sido un procedimiento muy laborioso, realmente las actuaciones comenzaron en el año 2007, estamos bastantes años después y podemos decir que la instrucción está finalizada, nos encontramos en la fase intermedia del procedimiento ya inmediatamente preparatoria del juicio oral, en el caso que  la Audiencia confirme la necesidad de que el asunto sea enjuiciado y ,bueno, la singularidad del caso ha sido el alto número de perjudicados que exceden del  centenar de personas, la necesidad de haber acordado pesquisas policiales incluso en naciones fuera del ámbito  de la comunidad europea y ha sido un asunto que nos ha generado bastante carga de trabajo, confiamos en que pronto pueda tomarse una decisión definitiva sobre el  tema.

-GAD.- Otro caso destacado fue el de las vieiras tóxicas.

-AM.- Ha habido dos procedimientos sobre el tema, el primero que ya está concluido y  en el que el ministerio fiscal ya  ha formulado acusación ,se ha abierto juicio oral  y está pendiente de su remisión al juzgado para iniciar enjuiciamiento.  EL  otro procedimiento también se encuentra muy avanzado,  prácticamente la instrucción está terminada y es de prever  que se remitirá el enjuiciamiento en los próximos meses.

-GAD.- ¿Qué siente un juez cuando tiene que acudir a la propia justicia para evitar un acoso?

-AM.- Pues cuando el juez tiene que acudir como cualquier otro ciudadano a solicitar la tutela judicial,  se encuentra con los mismos problemas que cualquier otro ciudadano, eso demuestra que el sistema funciona y somos iguales ante la ley, y entonces todos los  inconvenientes que se le aparecen  a cualquier persona, como victimización secundaria o respuestas que a lo mejor no se consideran satisfactorias,  pues son las mismas que se encuentra un juez cuando despojado de la toga  acude como cualquier otro.

El mal uso de Internet

-GAD.- Hoy estamos metidos de lleno en el mundo de Internet, y eso supone que determinadas personas usen ese medio para insultos, levantar calumnias, mentiras,  ofensas ,¿Cuál es su opinión sobre este  tema?

-AM.- La faceta criminal de Internet es un tema de mucha actualidad, desde luego hay una vertiente delictiva en Internet que es evidente, hay que pensar en estafas, delitos patrimoniales y en cuestiones que afectan al honor, con insultos, injurias y cada vez son más las denuncias que versan sobre estos temas, y más las denuncias que se someten a enjuiciamiento, ya no es raro encontrar juicios que  versan sobre páginas de facebook, sobre injurias cometidas a través de redes sociales, sobre determinados aspectos de publicidad,  de datos personales que no deberían ser revelados , eso es un fenómeno que es imparable, que va a mas y que hay que asumir que las redes sociales y la vertiente delictiva en estas redes va a ser algo muy cotidiano en los juzgados.

Lo malo es que la legislación va por detrás de los avances tecnológicos,  va muy por detrás de la sociedades de comunicaciones y muy por detrás de la aldea global en que se convierte la sociedad con el uso de Internet. Hay ciertos aspectos que deberían ser regulados y hay ciertas situaciones de indefensión que se deberían eludir, hay que buscar mecanismos de investigación muchísimo más ágiles, es tarea judicial pero también es tarea policial  la de reforzar  los servicios especializados en  delincuencia   en las nuevas tecnologías.

-GAD.- ¿Los jueces están politizados?

-AM.-Si, soy  consciente de este debate. Mi opinión personal es que no lo están, otra cosa es que corramos riesgo de que nuestros  órganos de gobierno lo estén y eso si que está sobre el tapete, pero repito, el juez  como tal, como funcionario al servicio del Estado, el juez  individualmente considerado,  no está politizado. De hecho yo siempre pongo el ejemplo de que en las juntas de jueces de Ferrol , se puede debatir de muchísimas cosas pero nunca ha habido debates de naturaleza política y las opiniones políticas de los jueces de Ferrol  las desconocemos, no sabemos qué adscripción  puede tener cada cual porque eso está fuera del debate, pero nuestros órganos de gobierno, señaladamente el Consejo  general del Poder Judicial, sí que corre  riesgo de politización y eso es un peligro que están constantemente denunciando las asociaciones judiciales y las juntas de jueves.

Lentitud de la justicia

-GAD.- Se dice  ”siéntate o te saldrán raíces  antes de que venga un juicio después de una denuncia”.

-AM.- La justicia siempre ha sido el servicio público más deficientemente dotado  y organizado dentro del Estado, no es un problema que se origine con la democracia, es un problema secular. Con la implantación del estado de derecho crecen los asuntos judiciales hasta un volumen muy superior al de los países  de nuestro   entorno, hay que pensar que España con la mitad  de población que Francia,  tiene el doble de asuntos judiciales  que este país, es imposible dar una respuesta rápida al ciudadano. Si prescindimos de dotar con más medios a la justicia hay que ver la forma de organizarnos  mejor y que muchos temas no entren en el juzgado,  porque hay muchas  pequeñas reclamaciones y  pequeñas controversias que deberían solucionarse como en  los países de nuestro entorno en vías administrativas y en vías arbitrales,  pero no saturar la mesa de trabajo del juez. Hay multitud de asuntos que no tienen la enjundia suficiente para que un juez tenga que ocuparse de ellos.

-GAD.- Los jueces  ¿se equivocan alguna vez al dictar sentencia?

-AM.- El juez dicta sentencia según su convicción, pero sobre las  bases de unas pruebas, de un material probatorio que se aporta durante el procedimiento, evidentemente  el  juez puede cometer error, porque este es consustancial a la actividad humana y para eso está la vía del recurso. El juez puede equivocarse y otras veces  también puede verse engañado por pruebas que, de alguna forma, contribuyen a crear confusión en un procedimiento, pero el error  repito es consustancial a la actividad humana.

-GAD.- Por último, y ya un tema más personal, recientemente  se le ha  concedido la Cruz  de plata de la Guardia Civil , ¿qué significa esta condecoración para usted?

-AM.- Pues realmente después de más de veinte años de trabajo en juzgados de instrucción, forzosamente  he tenido una colaboración muy estrecha con la Guardia Civil, y es un motivo de satisfacción profunda,  porque es un reconocimiento de un Cuerpo que tiene una noción del servicio público que es encomiable y del que todos deberíamos aprender mucho, sobre todo en estos momentos.

Lea también

«Apoyar la promoción económica supone mejorar el empleo y la economía de Narón» (David Pita,tte. alcalde concello naronés)

David Pita Breijo es el edil responsable de Promoción Económica en el concello de Narón. …