Continúan las negociaciones sobre Paradores. El de Ferrol no cerraría pero sí su restaurante-comedor

A las once de la  noche de ayer miércoles continuaba celebrándose la reunión que comenzó a las 9 de la mañana, entre la dirección de paradores y el comité intercentros  integrado por CC.OO. y UGT.

Según Jorge Carneiro, miembro del comité y trabajador en el parador de Baiona, en declaraciones a Galicia Ártabra Digital, comentó que  la empresa no viene mostrando una buena disposición aunque cabe reconocer que hasta las 12 de la noche, hora límite en la que termina el plazo de consulta, podría llegarse a algún acuerdo. Destacó también que aunque el problema económico al que alude la empresa ya viene de unos años atrás en este año en el que hay un nuevo gobierno no se ha hecho nada  por cambiar algunas cosas y se hizo, por lo tanto, una mala gestión.

La compañía ha puesto sobre la mesa una oferta que reduce a casi la mitad el número de despidos, pasando de 644 a 350 bajas, descarta el cierre definitivo de ningún parador frente a los siete inicialmente planteados, y reduce de cinco a tres meses de media el tiempo de cierre de otros 27 establecimientos de la red de hoteles de alta categoría.

Asimismo, Paradores ha incluido también en su propuesta una mejora en las indemnizaciones, que serían superiores al mínimo legal establecido, con 25 días por año trabajado, por un máximo de 19 meses, mientras que los sindicatos piden 25 días por año trabajado con 24 mensualidades de tope.

En torno a los despidos la empresa podría aceptar que los trabajadores que lo deseasen pudieran presentarse como voluntarios  por lo que así los despidos no serían los que señalase directamente la empresa. Esas bajas serían por categorías en los distintos paradores.

El plan de viabilidad propuesto en un principio por la compañía incluía el cierre definitivo de siete establecimientos de la red, cierres temporales durante cinco meses para otros 27 y el despido de 644 trabajadores, el 14% de la plantilla.

La compañía justificó su plan ante la «insostenible» situación financiera de la empresa, que ha visto caer su índice de ocupación de un 70% en 2007 a un 52% en 2013, con unas previsiones de pérdidas de unos 30 millones en 2012.

Por su parte, los trabajadores gallegos de Paradores han pedido a la empresa que no tome medidas «definitivas», al considerar que la situación actual es «coyuntural», y han pedido que se tengan en cuenta las propuestas del comité intercentros de aplicar un expediente de regulación de empleo temporal para evitar despidos.

El parador de Ferrol

En cuanto al parador de Ferrol queda confirmado, salvo que se rompan a última hora los acuerdos y propuestas iniciales, que no cerrará aunque si lo hará su comedor-restaurante y en lo relacionado con el número de trabajadores que podrían verse afectados por los despidos se estará a la espera de los que pudiesen voluntariamente cesar en el trabajo en las distintas categorías que señale la empresa.

 

Lea también

La Mesa contra la Violencia de Género de Ferrol incluirá a ocho nuevas entidades

El alcalde de Ferrol, Ángel Mato, presidió esta mañana una nueva sesión de la Mesa …