Boston-Bangladesh

Miguel Alonsomiguel alonso-1

Pasadas xa un par de semanas do atentado ocorrido en Boston querería facer unha pequena reflexión sobre o tratamento das noticias nos medios de comunicación e sobre como os lectores as recibimos e interiorizamos.

Non creo que sexa necesario dar moitos datos sobre o acto terrorista xa que está aínda moi recente na memoria. Como saben, o 15 de abril foron detonadas dous artefactos caseiros preto da liña de meta do maratón de Boston que causaron a morte de tres persoas e deixaron centos de feridos. Ao parecer, os culpables foron dous irmáns chechenos, neutralizados despois dunha rocambolesca persecución no que a policía mantivo case en estado de sitio distintos barrios da cidade. Un deles morreu nos enfrontamentos e o outro sufriu grandes feridas e polo momento non se sabe moito do seu estado.

Non vou entrar agora mesmo en conspiracións, nin en dubidar neste texto da certeza ou falsidade da autoría do crime porque non quería hoxe falar diso. Os mortos inocentes sempre son mortos inocentes e, como tal, é lóxico sentir repulsión cara un ataque deste tipo. O problema é outro: cantas horas se lle dedicou ao atentado nos medios de comunicación do país? Xa lles respondo eu: horas e horas, con conexións en directo con Boston retransmitindo a persecución. E vostedes dirán, que ten que dicir este tipo? Que é o que lle parece mal? Ben, respóndolles outra vez: saben vostedes o que ocorreu a pasada semana en Bangladesh?

Para que non o saiba ou non o lembre xa (máis de un e de dous), non hai nin unha semana un edificio derrubouse en Bangladesh, matando a 300 persoas e ferindo a máis de 1000. Unha pena, dirán algúns. Outros pensarán, posiblemente, que é unha desgraza pero que ninguén ten culpa diso. Como saberán algúns e non outros, o edificio albergaba cinco obradoiros de confección, onde os traballadores cobraban ao mes uns 28 euros e confeccionaban roupa entre outros para Primark. As condicións de traballo, como ven, eran marabillosas e a seguridade brillaba pola súa ausencia. Agora parece que se anda a perseguir aos responsables da deficiente construción pero eu me pregunto:  entrarán no cárcere? Cal será o seu castigo? Entre eles, por se non o saben, hai un empresario español implicado. Faranos responsables da morte das 300 persoas? Escatimaron diñeiro para a mellora da seguridade do edificio? É evidente que si ou, como mínimo, non lles importou o máis mínimo a integridade física daquelas persoas. Iso non é violencia?

E ben, aí vai a reflexión, sobre os medios de comunicación grandes e pequenos. Cantas horas se lle dedicou ao atentado de Bostón e cantas ao “accidente” de Bangladesh? Eran máis importantes os tres mortos de Boston que os trescentos de Bangladesh?  Cantas persoas morren tamén tódolos días en atentados en Palestina, Siria, Irak… e non se informa diso máis que por enriba? Eu a resposta a todas estas preguntas téñoa ben clara, pero non a vou poñer para que este artigo, simplemente, faga reflexionar un pouco aos lectores por si mesmos.

Lea también

Sabores ártabros-«Maneras de vivir»

José Perales Garat El 1 de julio de 1880 Jacobo de Mac Mahón y de …

Un comentario

  1. Yo no contabilizo las horas que las TV’ s dedican a la información de los sucesos que ocurren en el mundo y precisamente por eso huyo de toda la demagogia que los medios pueden ejercer sobre uno u otro suceso. La desvergüenza dela TV ‘ s es conocida así como la vulgar manipulación abusiva que hace en la presentación y comentario de los acontecimientos que puedan estar o no relacionados con actividades terroristas.Las TV’s suelen servir y ofrecer lo que el público exige.
    La lección que Don Miguel quiere ofrecernos sobre el comportamiento de los medios según actúen con la critica del terrorismo o difusión de los abusos de las sociedades explotadoras del ser humano, a mi como siempre me parece que su juventud le hace incurrir en errores de percepción del comportamiento humano .
    Lo de Bangladesh ha sido recogido y criticado con firmeza por los medios y baste como muestra està reseña de la prensa escrita que no se corta al poner en evidencia la injusticia de esos acontecimientos .

    » Los salarios más bajos del mundo han hecho de este país asiático una potencia muldial del sector textil a costa de la seguridad y los derechos de los trabajadores, que ignoran las autoridades locales y las empresas multinacionales.
    El pasado noviembre 112 personas morían calcinadas en una fábrica textil de Bangladesh. A finales de enero, siete mujeres ardían en otra factoría del país asiático. El derrumbe el miércoles de un edificio de ocho plantas que alojaba cinco talleres textiles en las cercanías de Dacca, capital del país, ha causado por el momento 371 muertos y cientos de desaparecidos. En los últimos siete años más de 700 trabajadores han muerto confeccionando las camisetas, pantalones y cazadoras que vestimos en Occidente, según la Organización Internacional Foro de Derechos, un grupo estadounidense que defiende los derechos humanos.

    Los bangladeshíes se encuentran entre los trabajadores textiles con los sueldos más bajos del mundo con 32 euros de salario mensual y jornadas de hasta 15 horas. Costes tan bajos que hasta China deslocaliza parte de su producción a Bangladesh.

    En las últimas dos décadas Bangladesh se ha convertido en el segundo exportador mundial de ropa -solo por detrás de China- un sector que genera 15.000 millones de euros al año, representa el 80% de sus exportaciones y da trabajo a 3,5 de los 150 millones de habitantes de este país musulmán del sudeste asiático.

    Pero un Gobierno que mira hacia otro lado y multinacionales que no hacen lo suficiente convierten a las fábricas bangladesíes en trampas mortales. «El sector experimenta un boom muy rápido, con los costes mas bajos del mundo y fábricas inseguras», afirma Eva Kreisler, miembro de la Campaña Ropa Limpia, una organización que vela por los derechos de los trabajadores. Las multinacionales «tienen códigos de conducta pero no se aplican y las auditorías no funcionan».

    El Gobierno del país asiático tampoco vela por los derechos y un 10% de los miembros del Parlamento posee fábricas textiles. «Las autoridades conceden privilegios a los dueños de las fábricas», señala a este diario el presidente de la Federación Nacional de Trabajadores del Textil, Amirul Haque Amin. En los dos últimos años se han sucedido las manifestaciones de trabajadores pero el Gobierno las ha reprimido. En 2012 el conocido activista Aminul Islam apareció torturado y asesinado. El crimen no se ha resuelto.»

    Yo no veo el silencio culpable sobre el tema cuando quien quiere encuentra el medio independiente y veraz para informarse.