Rey Varela reclama cambios «muy en profundidad» de la reforma local

alcalde-fegamEl presidente de la Federación Galega de Municipios e Provincias (Fegamp) y alcalde de Ferrol, José Manuel Rey Varela (PP), advierte de que, «como mínimo«, el municipialismo gallego demanda cambios «muy en profundidad» del anteproyecto de ley de la reforma de la Administración local que plantea el Gobierno central, en el que percibe «una visión excesivamente centralista del Estado» y proclama que «es una perversidad intentar vaciar las competencias que la Constitución atribuye a los ayuntamientos«.

En una entrevista concedida a Europa Press, Rey Varela celebra que «muchas» de las advertencias que el Consejo de Estado ha planteado a la reforma local coinciden con las alegaciones presentadas por la Fegamp y, aunque se trata de un órgano consultivo, pide que el Ministerio de Hacienda las tenga en cuenta y «modifique» el proyecto legislativo para que tenga «el respaldo de los alcaldes».

Una de las principales divergencias se produce en torno al denominado ‘coste estándar’, al cual el Gobierno central pretende supeditar la prestación de servicios por parte de los municipios. Rey Varela se queja de que «el debate no era que sean muy caros los servicios municipales, sino que los ayuntamientos prestan el 25% de los servicios públicos y sólo significan el 13% en la tarta de la financiación«, pero «a eso se le da la vuelta diciendo que hay margen de ahorro de 8.000 millones de euros».

Frente a la intención del Gobierno central de reforzar las diputaciones con las competencias que se le retiraría a los ayuntamientos que presten servicios a un precio superior a ese coste estándar, Rey Varela defiende «una especialización competencial» y argumenta que los órganos provinciales «tienen un sentido de asistencia a municipios», no de asumir atribuciones ahora municipales, puesto que podría conducir «a muchas a una situación económica insostenible».

Reparto competencial

Asegura que los ayuntamientos «nunca se han negado» a ejercitar las denominadas competencias impropias, sino que solicitan la financiación necesaria para atenderlas. No obstante, dentro de la necesidad de «ordenar mejor» el mapa competencial español, entiende que las atribuciones en sanidad y educación deben ser reagrupadas en la Administración autonómica y los servicios sociales permanecer en la local para garantizar que son «de proximidad» y que ofrecen «atención directa al ciudadano, con conocimiento de la realidad».

A su juicio, la atención social es un ejemplo de que «la proximidad en determinados servicios permite dar una mejor respuesta al ciudadano» y advierte que «en muchos asuntos no es buena la centralización«. No obstante, puntualiza que «si el Gobierno persiste» en establecer un coste estándar, debería tener en cuenta especificidades «clarísimas» en Galicia, como la dispersión y el envejecimiento de la población.

«Entendemos que, como mínimo, podríamos aceptar una reforma muy en profundidad de lo que en este momento está planteando el Gobierno y por eso mantenemos y mantendremos una posición muy crítica con esta reforma planteada, que ahora viene a coincidir con una posición muy crítica por parte del Consejo de Estado«, asevera Rey Varela.

Preguntado si estarían dispuestos a acudir al Tribunal Constitucional en caso de que el Ejecutivo no atendiese estas demandas, señala que la Fegamp apuesta por «agotar las vías de diálogo», pero puntualiza que no se quedarán «de brazos cruzados si lo que existe es una imposición de las normas por las que se van a tener que regir los ayuntamientos en los próximos años».

Rey Varela asegura que la posición de la Fegamp es «de consenso entre los tres grupos políticos«, pero alerta contra el «riesgo de politización» al ser preguntado por el grupo de 29 municipios de la provincia de Lugo que han atacado a la federación con una reclamación de atención a los intereses de los municipios pequeños.

Acerca del salario de los regidores, Rey Varela también discrepa de la tabla elaborada por el Ministerio de Hacienda en la reforma local y defiende que «un alcalde, con independencia del tamaño del ayuntamiento, tiene que tener un salario mínimo que se corresponda con salarios base de la Administración autonómica«, incluidos aquellos que están al frente de las corporaciones más pequeños. En su opinión, «hay muchísima demagogia» porque «el mayor número» de concejales no cobra y los ayuntamientos destinan a retribuciones de sus corporaciones «unos porcentajes muy mínimos de sus presupuestos».

Fusión de Ayuntamientos

Asimismo, defiende que la reforma local debería «incentivar fórmulas de cooperación entre ayuntamientos» y apostar por impulsar la fusión «voluntaria«, una vía que asegura que «están explorando algunos alcaldes» más, aparte de la ya materializada entre Oza dos Ríos y Cesuras (A Coruña), pero evita dar cualquier pista sobre cuáles son. Eso sí, reconoce que a él le gustaría «que se pudiese plantear públicamente la fusión de Ferrol con algún otro ayuntamiento».

Preguntado si eso quiere decir que en privado ya ha explorado esta vía, asiente, pero elude aclarar más detalles y se limita a desear «que los avances sean rápidos». «Yo creo que sería interesante, y así lo he planteado en múltiples ocasiones, buscar aglomeraciones urbanas importantes, y creo que dentro de eso, Ferrol podría encajar», afirma.

Acerca de si dificulta ese fin que ayuntamientos limítrofes como Narón no estén gobernados por el mismo partido político que Ferrol, Rey Varela ha indicado que los responsables públicos deben poner «los territorios por encima de intereses partidistas y personales». «Los políticos tienen que adaptarse a cada momento y este momento exige la cooperación», certifica.

Mientras tanto, el alcalde de Ferrol apuesta por «poner cimientos» como la prestación conjunta de servicios, que en su caso ya se ha aplicado a la recogida de animales y está a punto de cerrarse el servicio de bicicletas y una empresa de turismo para gestionar un geodestino. «Son avances que van caminando, precisamente, en la dirección de que las fronteras administrativas no se corresponden con las fronteras políticas«, sostiene.

Sector naval

Por otra parte, alerta de que los problemas en torno al «tax lease», si se materializa que tienen que ser devueltas las ayudas entre 2005 y 2011, ponen «en peligro toda la construcción civil, sea de astilleros públicos o privados» y, por lo tanto, «tiene incidencia también en las contrataciones de Navantia«, que tiene hasta principios de 2015 limitada la construcción de barcos no militares hasta un 20% de la facturación total. En su opinión, «la Unión Europea ha demostrado muy poca sensibilidad» en este asunto.

Acerca de la demora del flotel para Pemex, lo vincula con el cambio de Gobierno en México y traslada su deseo de que «se concrete cuanto antes» porque la comarca está «en una situación muy complicada«, al ser la que presenta «un mayor nivel de desempleo».

A la vista de que «en seis años no consiguió ningún nuevo contrato«, certifica que Navantia está «muy mal gestionada». «Lo estaba con el Gobierno socialista y lo está con un gobierno del PP. No me duelen prendas en decirlo porque es un dato objetivo», afirma para demandar que el dique flotante sea asumido por la dirección «como un objetivo prioritario» porque es «un proyecto estratégico».

Futuro político

Preguntado por sus aspiraciones en política, Rey Varela, que consiguió la mayoría absoluta en las elecciones de mayo de 2011, se apresura a responder que se ve «muy bien en el Ayuntamiento de Ferrol» y que estará «encantado» de volver a presentarse a los próximos comicios porque la ciudad «necesita un proyecto estable».

 

Lea también

El TSXG autoriza prorrogar la limitación de reuniones los fines de semana

El Tribunal Superior de Xustiza de Galicia TSXG ha autorizado a la Xunta a prorrogar en …