La Armada sigue a la espera de poder vender el ‘Príncipe de Asturias’

principe de asturias-venta(LVD-Javier Rodríguez)-La Armada española se ha tomado su tiempo para desprenderse de del portaaviones ‘Príncipe de Asturias’. El barco permanecerá amarrado en el arsenal de Ferrol unos meses más para favorecer su venta, de lo contrario, irá al desguace. No obstante, tanto la Armada como el Ministerio de Defensa confían en que algún país puje en breve por el buque. Así lo ha confirmado la Armada que destaca cómo el proceso de baja de la flota que se seguía desde primeros de año «se ha interrumpido provisionalmente para facilitar su venta».

La entrada en servicio del nuevo portaaviones ‘Juan Carlos I’ significó la jubilación del ‘Príncipe de Asturias’ tras 25 años de servicio. El buque, que ha tenido su sede en Rota, zarpó el pasado 6 de febrero hacia Galicia, donde se ha llevado a cabo tanto su desarmen como el proceso administrativo para su baja de la flota española. Llegó a Ferrol con 220 hombres a bordo y ahora quedan una veintena, encargados de su mantenimiento. Durante este tiempo, los responsables de logística de la Armada han barajado varias opciones para el futuro de este barco.

Vida útil en otras manos

La Armada se resiste a desguazar un buque tan importante y, al mismo tiempo, bautizado con un nombre de la Casa Real. Por ello insiste en su venta a otro país para que siga una vida útil en otra armada internacional. Además, esta opción cobra especial importancia para los astilleros españoles, especialmente para las plantas gallegas, ya que sería Navantia la encargada de adaptar el barco a las necesidades del nuevo comprador. De cualquier forma, la operación urge para España, ya que la baja del portaaviones ha costado a las arcas públicas 1,2 millones de euros. De hecho, y según datos facilitado por el Ministerio de Defensa, ha sido más rentable retirar de la circulación el portaaviones que emprender su restauración, ya que esta operación suponía un desembolso de cien millones de euros. La Armada, con su posible venta, espera hacer caja cuanto antes.

Al portaaviones le han salido varios novios en los últimos seis meses. La opción de venta cobró fuerza el pasado abril ante el interés mostrado por parte de países asiáticos y árabes. La Armada española confirmó entonces que existían posibles compradores, aunque no se concretó ninguna operación de venta. Una delegación de la Marina de Indonesia se desplazó a finales de marzo hasta Ferrol para visitar el buque y conocer de cerca sus capacidades. Sin embargo, su Gobierno descartó al poco tiempo la compra. Sin embargo, la puja la lideró en mayo Filipinas. Aún no se ha decidido, pero si definitivamente da el paso, entraría en el selecto club de países que cuentan con barcos de estas características entre su flota. Sólo nueve gobiernos tienen portaaviones. Así, lo más cercano a Indonesia es China y Tailandia. Este último estado dispone de un portaaviones casi idéntico al ‘Príncipe de Asturias’. Se construyó en Ferrol entre 1994 y 1996 y se entregó al gobierno tailandés en 1997.

El Ministerio de Defensa sacaría un rédito económico con la operación de venta y, al mismo tiempo, supondría una salida digna para esta embarcación, que ha sido el buque insignia de la Armada durante más dos décadas. Defensa anunció el pasado 22 de noviembre la jubilación del buque tras 25 años de servicio, pero no desveló con claridad cuál sería su destino final, aunque en algunos foros se habló de desguace. Esta posibilidad, desde luego, no convenció a los mandos y se apuntó hacia opciones menos traumáticas.

La despedida del ‘Príncipe de Asturias’ en Rota el pasado 7 de febrero se hizo con todos los honores durante una parada naval que contó con la presencia del Príncipe de Asturias y del ministro de Defensa, Pedro Morenés. En su cubierta tuvo lugar un acto militar y una exhibición de las aeronaves que han integrado su equipo táctico: helicópteros y aviones Harrier.

Adaptación del buque

El proceso de baja del portaaviones durará entre seis y nueve meses. La Armada confirmó recientemente  que el trámite de desmilitarización del barco se inició a primeros de año en la base de Rota y ha continuado en el Arsenal del Ferrol. Las mismas fuentes destacaron que ya se desmantelaron en la base gaditana una serie de elementos, principalmente, los bienes de valor histórico, también el equipamiento para las operaciones de las aeronaves y los equipos de transmisión; así como munición y sistemas de combate. De forma previa, la Armada hizo un inventario del material del barco y, en estos momentos, se estudia la incorporación de algunas de sus piezas a otras unidades de la flota española. Este proceso de baja es similar al que se llevó a cabo en 2009 con dos fragatas de la clase Baleares (F-71), que fueron sustituidas por las nuevas F-100. El arsenal ferrolano ha publicado recientemente la convocatoria de subastas para desguaces de tres patrulleros por valor de 85.000 euros.

La Armada insiste en que, una vez que culmine el proceso de baja, el portaaviones quedará listo para su enajenación; es decir, la opción de compra incluye que la reconstrucción del barco para las nuevas necesidades del país comprador se haga en España. Así, Navantia, la empresa constructora de este buque, tiene estudios muy competitivos para la posible adaptación del barco a las necesidades de terceros países.

 

Lea también

Se inició un nuevo curso de formación de la dotación de corbetas saudies, en las Escuelas de Especialidades, en Ferrol

Este lunes, día 10 de enero, tuvo lugar en el Aula Magna de la Escuela …