Inaugurada en el centro cultural «Torrente Ballester» la exposición «slow motion»

centro culturalEl concejal de Cultura, Manuel-Reyes García Hurtado, inauguró  a las ocho de la tarde de este viernes día 20,  la exposición Slow motion que acoge el Centro Cultural Torrente Ballester (CTB) hasta el próximo 8 de noviembre.

La muestra colectiva, está organizada en dos partes dentro de las salas del Centro Torrente Ballester (CTB): la primera recoge el trabajo del fotógrafo Jesús Madriñán; mientras que la segunda presenta obras del gallego Rubén Ramos Balsa, del salmantino Javier Núñez Gasco, y de los brasileños Rosana Ricalde y Marco Giannotti.

Slow motion o movimiento lento es una expresión que recorre el ámbito de las bellas artes, el cine y el audiovisual, en relación a una técnica consistente en disminuir la velocidad de tránsito de las imágenes en movimiento. Una sucesión que normalmente hace referencia a una continuidad temporal con un camino que se rompe y se rompe y se estructura nuevamente, dejando apreciar una nueva dinámica compositiva en relación a un espacio temporal que se hace más lento de lo esperado. Una lentitud que alienta la aparición de una sucesión pausada de imágenes que generan un nuevo objeto narrativo.

El Slow motion se asocia normalmente al vídeo como medio de expresión al movimiento implícito, hace que la terminología sea la adecuada a un medio que permite la creación de un discurso temporal. No obstante, antes de la integración de la expresión en el vocabulario técnico más socorrido del audiovisual, el artes y el cine contemporáneos, la idea de Slow motion sugería otras evocaciones. En Slow motion se siente el eco de muchas formas y actitudes que pasan desapercibidas normalmente en los momentos en los que la apreciación temporal se adecua a un tiempo de transcurso que se relaciona bien con el decorrer cotidiana

Artistas

En la exposición se pueden ver obras del artista Jesús Madriñán correspondientes a las series Good Night London y La Finca. En Good Night London, el artista provoca una parada dentro del movimiento general del ambiente de la discoteca, un espacio de tomar de aire, de pausa para los personajes dentro de la escena correspondiente. La presencia de la cámara fuerza una pose que no termina de asentarse, de fijarse como permanente. En la serie La Finca, la idea de quietud frente al movimiento, el recogimiento en los espacios familiares, funcionan como recordatorio como medio de introspección del propio artista frente a las vivencias familiares ligadas a un espacio.

Por su parte, Rubén Ramos Balsa presenta dos obras: Ver y Sen título de la serie Papeis en las que el artista trabaja la idea de cambio, de mutación, el fluir lento del tiempo como motor de la aparición de las diferencias. Así, Javier Núñez Gasco en Prótesis para una bailarina, expone una acción en la que su cuerpo actúa como elemento paralizador de la danza de una bailarina. Por último, el brasileño Marco Giannotti muestra el movimiento lento del espacio artístico en el hecho pictórico; mientras que Rosana Ricalde aporta con su obra de la serie Mares la confluencia del lenguaje con la forma, como medio de conformación del pensamiento y la creación de la imagen proponiendo un espacio de ritornelo en la creación de una imagen de las olas del mar.

 

 

Lea también

‘Regalarte’ celebrará su segunda feria en la Plaza de Armas de Ferrol

El Concello de Ferrol va a celebrar coincidiendo con el inicio de la temporada de Navidad …