Reclaman más trabajo en la investigación de la muerte de Elisa Abruñedo en Cabanas hace casi seis meses

guardia civil-cabanasFamiliares de Elisa Abruñedo, la mujer de 46 años de edad que fue encontrada muerta con signos de violencia a pocos metros de su casa en Cabanas  tras haber salido a pasear, han lamentado que no se haya esclarecido el crimen sucedido hace cerca de seis meses y han reclamado «más trabajo» por parte del equipo de investigación.

Los familiares, el Ayuntamiento de Cabanas y la asociación de mujeres rurales del municipio han convocado una concentración de protesta para el próximo día 1 de marzo, justo seis meses después de la desaparición de Elisa Abruñedo. Se desarrollará a las 17,00 horas en el pabellón polideportivo de Lavandeira, a escasos metros de donde vivía la fallecida y cerca del bosque en el que fue encontrado el cadáver.

Con esta concentración de protesta se reclamará «más trabajo por parte del equipo de investigación y más resultados», explicó en declaraciones José Raúl Fernández, cuñado de Elisa Abruñedo.

Transcurridos casi seis meses del suceso, ha criticado la falta de información a la familia por parte del equipo de investigación de la Policía Nacional en A Coruña, del que ha asegurado que solo se pone en contacto cuando se produce alguna concentración de protesta, cada dos meses «más o menos».

«El equipo de investigación de Lonzas se pone en contacto cuando hay una manifestación o en vísperas de manifestación, cada dos meses o más o menos, para decirnos como va la investigación, si se les llama, atienden, pero nada más», aseveró.

La información recibida tampoco es suficiente, para José Raúl Fernández. «Es una información muy banal, no dicen nada, para cubrir el expediente, pero para decir nada, siempre dicen que hay una vía de investigación, que están pendiente de ella y de que dé resultados, pero no se clarifica nada», lamentó.

Los resultados de las pruebas de ADN que se le realizaron al cuerpo «tardaron en llegar casi dos meses«, aseguró Fernández, que cree que el retraso en la investigación fue debido a que el equipo de investigación se tuvo que ocupar «del caso de la niña Asunta» y, en su opinión, «se aparcó esto porque no hay medios, hay poco personal».

Elisa Abruñedo, de 46 años de edad, y con dos hijos de 20 y 23 años, había salido a pasear sola, por la zona de Lavandeira, próxima a su casa, el 1 de septiembre, el domingo por la tarde, como solía hacer todos los días. Al no regresar a su domicilio, su marido denunció su desaparición ante la Guardia Civil.

Los familiares y amigos iniciaron su búsqueda esa misma noche y el lunes se sumaron vecinos de la zona, Protección Civil y agentes de la Guardia Civil. Finalmente, un vecino localizó el cadáver, semidesnudo y con signos de violencia, en una zona de bosque situada a unos quinientos metros de la casa de la mujer. Había sufrido lesiones de arma blanca.

 

 

 

Lea también

Charla “En marcha por un futuro saudable” en Neda

El Concello de Neda, organiza este miércoles, día 19 de enero, la charla “En marcha …