El contralmirante Marcial Gamboa presidió la jura de bandera en la Escaño

jura-130914-entrevista
El Director de Enseñanza naval, contralmirante Marcial Gamboa Pérez-Pardo que presidió en la mañana de este sábado, el acto de la jura de bandera en la escuela de Especialidades “Antonio de Escaño” es una persona “cercana”, de las que no dudan en acercarse a los medios de comunicación, sin problema alguno, y así fue como tras finalizar el acto no tuvo inconveniente en mantener una pequeña charla con el director de Galicia Ártabra.

La primera pregunta era la obligada.

-GA-¿Qué siente un marino, un miembro de la Armada, en un acto como el de una jura de Bandera, como la de este sábado?

-M.G.“Una profunda emoción. Además es una manera que te hace revivir todo aquello que te ha atraído a abrazar esta profesión, esta vocación, con lo cual eso yo me emociono siempre, siempre y además lo he vivido ya hace años, estuve tres como comandante-director de la escuela naval, son esas raíces que te atraen a esta vocación».

-GA-Muchos marineros…pero… ¿muchos barcos?

-M.G.»Bueno, como ha dicho el comandante-director de la “Antonio de Escaño” que ha sido magnífica, tenemos una Marina, ahora, ajustada pero eficaz y moderna. Y bueno como me parece que “los brotes verdes ya se ven” pues espero que sigamos manteniéndola y mejorándola en un futuro».

-GD-¿Se piensa en algunas mejoras para las escuelas de Ferrol?

-M.G.«Como todas las Escuelas de la Armada, tanto de formación como de perfeccionamiento siempre está en la mente del Jefe del Alto Estado Mayor de la Armada, y por tanto de su jefatura de Personal y del Almirante Director puesto que como ha dicho el comandante-director en su alocución la Armada se construye en las escuelas, que son tan importantes y por supuesto son objeto de primera atención.

Cuando hay “brotes verdes” los hay para todos, espero que también redunden en algunas mejoras, pero hay que decir que ahora mismo la Armada siempre ha tenido vocación de dar una formación de excelencia a su gente y por tanto no se ha escatimado esfuerzo ni recorte alguno dentro, claro está, de hacer de la necesidad virtud, pero repito no se ha escatimado nada para dar prioridad a la formación».

-GA.-¿Sobre esas serpientes de verano que siempre surgen y que hablan de posibilidades de hacer en Ferrol un gran centro de Escuelas trayendo a esta ciudad la escuela naval militar? ¿Llegará en algún momento?

-MG.-«Yo pienso que no es conveniente. Es bueno que las Escuelas que tienen ya solera y tradición como son las de aquí de Ferrol , la Escuela Naval de Marín , o la de Suboficiales de San Fernando, Real Colegio, que llevan ya muchos años, pues que se asienten y tengan vocación de continuidad como pasa en las marinas que nos rodean porque es que no solo crean esa simbiosis perfecta con el pueblo en el que están integradas sino también para que las distintas generaciones que van pasando puedan apreciar en esos muros ya consolidados el rezume de esa tradición entendiéndola no como una añoranza del pasado sino esa fuerza que recoge las esencias espirituales de una institución y le da proyección de futuro».

-GA-Una última pregunta también obligatoria en estos momentos al ver los nuevos marinos ¿Hay vocación en la juventud hacia la Armada?

-MG- «Bueno, yo creo que somos un país rodeado de agua que curiosamente tenemos muchas veces ,salvo los que viven en la costa, con mentalidad terrestre, pero cuando descubren la mar, como decía Fray Luís de León “Ese maravilloso espectáculo que es la mar que te hace ver la pequeñez del hombre y la grandeza del Creador”, pues hombre, hemos conquistado, hemos hecho nuestro imperio por el mar, y pues sí, yo creo que tiene vocación, quizás algunos la tienen dormida, no la conocen, pero sobre todo yo que soy un defensor acérrimo de la juventud en todos los sentidos porque son nuestra esperanza en el futuro pienso y creo en ellos».

Lea también

La «Blas de Lezo» y el «Cantabria», con base en Ferrol, se incorporan al grupo anfibio aeronaval en el Mediterráneo

La Armada acaba de desplegar en el Mediterráneo un Grupo Anfibio Aeronaval nombrado como “Dédalo-23”, …